Artículos

Videojuegos no obligan a matar


Descomposición social empieza desde la familia: psicólogo. Por: Eduardo Castillo Mtz. El cambio en el contexto lúdico de los niños y jóvenes en la actualidad no hace que crezcan en descomposición social, podría influir, pero para ello deberían involucrarse otros Leer más...

Por: Eduardo Castillo Martinez

Descomposición social empieza desde la familia: psicólogo.

Por: Eduardo Castillo Mtz.

El cambio en el contexto lúdico de los niños y jóvenes en la actualidad no hace que crezcan en descomposición social, podría influir, pero para ello deberían involucrarse otros elementos, opinó el director de la Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano (UATSCDH) de la UAT, Cesar Humberto Carranza Aveldaño.

El también experto en psicología e investigador universitario, se refirió al lamentable caso del menor de Torreón Coahuila, que victimó a su maestra e hirió a varios de sus compañeros, y de quien se dijo, habría sido influenciado por un videojuego. A este respecto, Carranza Aveldaño, sostuvo que los juegos son elementos que nos ayudan a desarrollar herramientas para actuar en sociedad.

“Que posibilitan el cómo vamos a actuar en un futuro, anteriormente las generaciones jugábamos con más interacción y te preparabas para ser un jefe de familia o una ama de casa, hoy en día hay otros elementos que también están interactuando y que generan situaciones en la mente de los menores y los va perfilando a situaciones en particular”, indicó.

Explicó que es importante el rol social y familiar para orientar y saber diferenciar un juego de lo una situación de riesgo, “la parte importante es la conciencia de nosotros como adultos, para poder tener la vigilancia de nuestros hijos, y que tengamos la atención necesaria en ellos… No es aislarlos, sino más bien acompañarlos y explicarles la situación que se está viviendo”, apuntó.

Refirió que esta situación podría ser comparada con los elementos para detectar el acoso escolar. “el Bullying tiene tres elementos claves, que nos pueden dar la pauta de lo que aquí se está señalando, uno de ellos es que haya una intensión de lastimar o de hacer daño a la otra persona, y es diferente a jugar y compartir, a quien hace el daño con intensión…”.

“El otro elemento es que sabemos, que a la persona a la que le estamos haciendo ese daño no tiene elementos para defenderse, no tiene la fortaleza psicológica para afrontar la situación… Y la tercera es que este ataque sea continuo, permanente, que estemos una tras otra sobre esa persona, donde el niño ya no es capaz de poder defenderse”, añadió.

Puntualizó que la parte esencial, es cuidar el núcleo familiar y privilegiar la comunicación con los menores, “es importante cuando nuestro hijo nos habla, poder escucharlo, poder atenderlo y darle el espacio y tiempo, y escucharlo al tiempo del niño que muchas veces es diferente al nuestro”.

Finalmente, negó que los videojuegos en sí, sean capaces de crear situaciones de violencia. “Pueden influir, depende de los factores que intervengan, si hay un niño abandonado, hay un niño solo, que no tiene quien lo respalde y está expuesto todo el día y constantemente en ello, lógicamente podríamos aventurarnos, sin asegurar…”.

“Porque la mente es tan especial, que uno dice, creció en medio de la violencia y nació y se convirtió en un sacerdote, estos elementos internos del ser humano son cambiantes, que no hay recetas médicas para la cuestión mental, y estructura de cómo nos vamos a desenvolver como seres humanos…”.

“Si no estamos actuando como papá o como mamá o como hermanos entonces ¿que estamos haciendo?, la parte importante es estar actuando en las funciones que nos corresponden”, concluyó.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario